AlfileresClavados

Busca entradas...

16 enero 2012

What happens to men

Una chica nunca se olvida del primer chico que le gustó aunque la cosa no saliera del todo bien, pero siempre hay alguien que te ofrece un poco de ayuda.
Ahí está, ahí es donde empieza nuestro problema: ”Ese chico te ha dicho eso porque le gustas” .¿Sabes qué significa eso? Que nos convencen, nos programan para creer que si un chico se porta mal como un capullo significa que le gustas.
¿Por qué nos decimos estas cosas unas a otras? Puede que sea porque no da mucho miedo y porque es demasiado duro admitir la evidencia que tenemos delante de nuestras propias narices...

Just do it

Disfrázate en carnaval. Hazle frente a tus errores. Juega. Corre. Repítele mil veces todo lo que le quieres por mucho que se lo hallas dicho ya. Respira hondo. Ponte eufórica. Camina como una modelo. Besa a la mayoría de personas que puedas.  Ríete extremadamente de todo. Emborráchate. Limpia tu habitación. Ama el chocolate. Deja que piensen que estás loca. Baila... de la forma que sea, pero baila. Canta en la ducha. Desobedece. Rompe la dieta. Habla horas por teléfono. Mira el reloj... son las 4:36 de la mañana. Sácate fotos. Monta en bici. Repito... juega. Fúgate de clases. Aprueba. Escucha música hasta quedarte sorda. Hínchate a helado. Haz daño... no mucho, pero hazlo. Cáete de una silla. Practica tu deporte favorito. Ponle tilde a lo que te dé la gana. Di delante de tu novio lo bueno que está uno de sus mejores amigos. Recuerda canciones viejas. Echa miradas por la calle. Ten amigos gays. Hazle esperar. Cae en sueños profundos. Apréndete una coreografía... o mejor... todas las que veas. Vuelve a casa a las 10 de la mañana. Siéntete sexy. Mira Titanic. Cómprate ropa de tío. Baja a tu portal a verle. Cárgate un móvil o más de uno. Léete un libro entero. Viaja. Siente mariposas en el estómago. Llora. Vive igual que un hielo por la espalda, un beso detrás de la oreja, el sushi, un gol de tu equipo... o del contrario. Igual que morder una guindilla, besar labios desconocidos, un final inesperado, tu canción favorita, una hora de masajes... Vive.

13 enero 2012

Me

Activa, tímida, alegre, impaciente, comprensiva, valiente, audaz, pesimista, soñadora, débil, fuerte, sencilla, natural, inocente, enérgica, ''in''soportable, constante, generosa, cabezota, orgullosa, egocéntrica, bipolar y multitud y multitud más de adjetivos que me describen. Esta soy yo, sí, YO.
Esa chica morena de veinte años la cuál adora sus ojos, esa que se considera una montaña rusa, respecto a sus estados de ánimo.
Esa la cuál adora el invierno y el frío pero que a la vez odia ser tan friolera, la cuál ama la nieve, cosa que donde vive es casi imposible.
La que se conforma con un simple café, una gran bolsa de patatas y una tarde junto a sus amigos, riendo y riendo hasta no poder más del dolor de tripa.
La que espera y espera como una idiota a la llamada ''su media naranja'', esa chica que se contradice ya que cree que los príncipes azules destiñen.
Esa que adora el chocolate.
Esa chica la cuál se arrepiente de muchas cosas debido a su maldita timidez, pero la cuál le gusta ya que forma parte de ella, la que la hace, por decirlo, de alguna forma especial.
Esa que odia su nombre porque todos se ríen diciendo que es la cantante.
Esa que se ha caído miles y miles de veces pero se ha levantado mil y una más.
Esa chica llamada Maria Isabel, esa soy YO y la verdad me arrepiento de muchas cosas, pero si no las hubiera hecho, seguro que no sería la misma que soy ahora.

"Can do it"

Y hay veces que solo necesitas un empujón, un "puedes hacerlo", algo que active tus sentidos, aumente tus pulsaciones y estimule tu adrenalina. Y es ese momento difícil, delicado; ese momento que te hace elegir, y que te define. Ese momento único entre el si o el no, en el que dos palabras tan sencillas, se convierten en las completas dueñas de tu felicidad. Habías soñado con llegar a esta situación miles de veces. Te encerrabas en tu cuarto y, mientras mirabas al espejo, te imaginabas su cara y repetías aquellas palabras una y otra vez. Pero cuando el momento llega, cuando lo que tienes delante deja de ser un simple espejo; todo se complica, y aquella frase que llevabas semanas ensayando se olvida. Y te toca enfrentarte a lo que algunos llaman "realidad" o "destino" en algunos casos. Personalmente te daré un consejo; y es que la vida es muy puta por si sola, pero a veces, solo a veces, nos da oportunidades únicas, así que cuando te toque una, de esta manera sobre todo, aprovéchala, olvida el miedo, salta a la piscina, coge tu orgullo, y no olvides ser feliz.

Today is one those days.

Hoy es uno de esos días en los que no te apetece hacer nada. Uno de esos días de pijama. Días de cama, de sofá, de tele, o como lo quieras llamar. No quieres salir, no quieres hablar con nadie, nada. Intentas hacer algo para entretenerte; algún juego, el ordenador, o lo que sea. Pero es inútil. Das mil vueltas por tu casa, te tumbas, te vuelves a levantar, pero sigues igual de aburrida. Supongo que es lo que tiene la navidad. Que al igual que hay días increíbles, preciosos, nevados, locos; también los hay aburridos y deprimentes. Pero es lo que toca, y como siempre, tendremos que mirar lo positivo de las cosas; exista o no.

03 enero 2012

Game

Elegid dieciséis cosas que os llevaríais a la Luna y anotadlas en un folio, en una columna.
No tienen porqué ser cosas materiales. Se puede escribir de todo: mi gato, la amistad, el mar, una nave espacia, Brad Pitt, todos mis amigos, la colección completa de los episodios de los Simpsons.
Releed las cosas que habeis escrito y ponedlas de dos en dos. Por ejemplo: mi gato + la amistad. De ahí hay que sacar una palabra que sintetice ambas cosas o bien hay que elegir una de las dos. Y seguid así hasta que solo quede una palabra.
Esa palabra describe el estado de ánimo que tienes en ese momento. Puede hacerse infinitas veces, pues saber la solución no varía el resultado.

Freak

Guapa no, pero tampoco un adefesio.
A ver, no soy guapa porque no valdría para modelo de revistas ni estoy como un tren. Tres, o quizá cuatro, deben de ser las partes de mi cuerpo que hacen que no me parezca en nada a la típica presentadora de un concurso de televisión. No soy muy alta, tengo buenas tetas y debería perder varios kilos (bastantes).

Not thinking

Dicen que lo que uno desea demasiado nunca llega, y que cuando más te preparas para algo más se aleja de tí. Esta teoría se aplica también en sentido inverso: si ruegas con todo tu corazón que algo no pase, puedes tener la certeza de que no tardará en pasar. Y de nada vale hacerse la lista fingiendo que se quiere algo que en realidad quieres evitar a toda costa. Lo mejor que se puede hacer es no pensar. Es una lástima que yo no lo consiga...

Mask

Una idea no especialmente original toma cuerpo en mi cerebro: todos llevan una máscara, puede ser un simple antifaz, de los que se sujetan con una varilla, o una máscara de goma que cubre toda la cabeza, muy llamativa o mimética. Hay quien tiene más de una máscara, en función de las ocasiones, y quien se pone un disfraz. Y mientras sigo el hilo de esta reflexión, inevitablemente me convierto en víctima de ella: ¿cuál es mi máscara?

I already had mumps

Tampoco digo que me estoy quedando hecha polvo ni nada. Puedes quedarte hecha polvo por alguien una sola vez. Después puedes enamorarte, decepcionarte, y así sucesivamente, pero es diferente. Porque quedarte hecha polvo es otra cosa. Y si te pasa una vez, y a mí felizmente me ha pasado, luego quedas vacunada de por vida. Cuanto antes te pasa, mejor. Un poco como las paperas, supongo, que dicen que es mejor tenerlas cuando eres pequeño, porque después son menos dolorosas.
Pues eso, yo ya he tenido paperas.

Everything happens without thinking

-¿Crees que es posible?
+¿Qué? ¿Que todo pase sin pensar?
-Sí.
+Sí, es posible, casi todos los cantautores italianos lo creen. Deja que las cosas pasen solas, como deben pasar... O: el mundo viene a decirte, piensa en tu salud, que hay quien piensa en lo que no piensas tú.

Loopholes

Cuando tenía diez años, me imaginaba que mi vida no era una vida de verdad, que todos lo sabían y que interpretaban un papel. Mis padres, mis amigos, todos, hasta la gente de la calle. No sabía que hacían cuando yo no estaba presente, pero estaba segura de que, cuando salía, todos sabían quién era yo e interpretaban un papel. Porque cada cual cumplía una función. Si la profesora me ponía una buena nota, era por algo; si nos íbamos a algún lado de vacaciones, era por algo. Nada era casual, todo estaba planificado, sin que yo conociera el motivo, para que fuera por un camino determinado. Por otro lado, mi paranoia no debía de estar tan alejada del sentimiento común, lo que llaman, creo, inconsciente colectivo, o algo así. Pero luego salieron películas como Matrix o El show de Truman, que son una elaboración más refinada de este tipo de obsesión. El miedo consiste en estar en una especie de túnel, en una autopista sin salida, y aunque estoy convencida de que es una paranoia y de que no vale la pena malgastar energía mental en eso, a veces me viene a la memoria y recaigo en sus vericuetos.

Always want to know the details

-¿Por qué te ríes?
+Porque estoy contenta.
-Yo también.

Y sé que estas cosas son difíciles de explicar, pues todo lo hermoso, dulce y romántico se vuelve inevitablemente patético al tratar de explicarlo. Y a mí todo lo patético, siempre y de forma automática, me deprime. Soy de esas espectadoras que al ver escenas muy empalagosas en la televisión sienten apuro por los actores. Comienzo a pensar que la intimidad resulta necesariamente ridícula a ojos de un espectador externo, y que por eso cuando se cuentan estas cosas siempre se quieren conocer los detalles divertidos.

Marta Medeiros

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre blanco
y los puntos sobre las íes a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.
Muere lentamente
quien no tira la mesa cuando
está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto
por ir detrás de un sueño,
quien no se permite, por lo menos
una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.
Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee, quien no escucha música,
quien no encuentra gracia en si mismo.
Muere lentamente
quien abandona un proyecto antes de empezarlo,
quien no pregunta sobre los temas que ignora,
quien no responde
cuando le preguntan por algo que conoce.

Yes & No

Casi siempre razonamos en términos de elección entre dos posibilidades: sí y no, derecha e izquierda. Incluso cuando hay varias cosas en juego, si nos fijamos, la elección siempre oscila entre dos opciones. Si te preguntas si eres feliz, la respuesta que se te ocurre automáticamente es un sí o un no, porque la forma de la pregunta pide esa respuesta. Lo mismo pasa si tienes que elegir un país al que trasladarte. Lo pensarás un buen rato, pero intentarás llegar lo antes posible a elegir entre dos opciones. El cerebro es el que funciona así, no le gusta barajar demasiadas posibilidades. Si te pregunto si va todo bien, y la respuesta no puede ser sí, porque has sollozado fingiendo que tosías... y tampoco puede ser no.
-¿Por qué?
Porque te acostumbras a pensar que todo está bien cuando eres feliz, cuando sonríes, cuando te estás divirtiendo, y todo lo demás es una desviación, si lloras es una desviación, si estas triste, si amas y no eres correspondido... Sin embargo, no puede ser así...

I like u

-¡Luca! No te marches.
+¿Por qué?
-Porque no quiero, sencillamente baja, venga. Te necesito.
+¿Y la historia con Martina?
-Martina está ahí fuera, nos está esperando.
+¿Cómo?
-Pues sí, anoche yo también la besé, así estamos empatados.
+¿Hablas en serio?
-Totalmente, también nos hemos bañado desnudas.
+No es verdad.
-Es verdad, es verdad.
+¿Y eso? ¿De qué vais, ahora salís juntas?
-¡Vamos, no es para tanto! No habría venido a buscarte.
+¿Y porque has venido a buscarme?
-Porque quiero estar contigo, aunque todavía no sé bien por qué...
+No me gusta mucho como perspectiva.
-Bueno, tú dame una oportunidad.
+No me gusta la cerveza negra.
-A mí tampoco ¿Quieres que decidamos los nombres de nuestros hijos?
+No, eso lo decido yo. Una cosa, tú me conoces, yo soy...en fin, ya sabes, no soy siempre fácil...
-Luca, no tenemos que casarnos, solo tienes que bajar de este puñetero tren. Me da igual qué música escuches, como te vistas, si bailas en las fiestas... Sencillamente me gustas tú, me gustas así.