AlfileresClavados

Busca entradas...

12 febrero 2011

Little

Cuando somos pequeños apenas podemos disfrutar de la vida. Que estamos siempre a merced de nuestros padres.Que somos como un juguete. Algo que pueden comerse a besos y decirle todas las tonterías del mundo, que pueden contarles sus cosas porque serán quien mejor les entienda ya que no pueden hablar. Ni quejarse. Ni contestar mal. Cuando llegamos a una edad, la adolescencia, jugamos a ser mayores. Deseamos que nuestra época infantil se vaya. Que quede en el olvido. Pensamos que por salir dos o tres horas más vamos a vivir mejor. Que por poder entrar en una discoteca vamos a tener el mundo en nuestras manos. Que por vestir ropa diferente vamos a destacar. Nos inventamos un mundo. Un mundo de ideales prácticamente imposibles. No nos damos cuenta que al crecer, o mejor dicho al querer crecer… perdemos muchas cosas. Perdemos la alegría. Las ganas de jugar, de gritar y de pasarlo bien como es debido. Perdemos la ilusión por las cosas que de antes eran importantes, imprescindibles... en nuestras vidas. Hacerse mayor esta bien. Pero ser pequeño aun mejor. Todo tiene sus más y sus menos. Sus pros y sus contras. Pero... ¿que mejor que ser feliz porque si? ¿Que mejor que actuar sin pensar en lo que vendrá? Cuando somos pequeños nos dedicamos a vivir. A disfrutar de la vida. En cambio a medida que vamos creciendo, hacemos que esa vida se complique más. Que cada dia resulte más complicada para poder vivirla.Cuando eras pequeño el más mínimo detalle era un motivo por el que sonreír. Ahora el más mínimo detalle es motivo para no querer vivir. Cuando eras pequeño no importaba las veces que te cayeras… porque te volvías a levantar y a seguir luchando por lo que querías. Sin embargo ahora... una vez caes… puede que no te vuelvas a levantar. Cuando eras pequeño te gustaba soñar, reír y cantar. Ahora te sigue gustando… pero nada es igual.Y por fin...
cuando llegas al fin de tus días lo que mas deseas es volver a ser lo que eras. Un niño pequeño, si, pero feliz

No hay comentarios:

Publicar un comentario